La nueva reforma laboral: un motivo de risa para la patronal y una pesada broma de mal gusto para los trabajadores.

1 marzo, 2012 § Deja un comentario

La nueva reforma laboral, desequilibrada e injusta, acaba con los derechos de los trabajadores y da todo el poder a la patronal.

Hace unos días los representantes de los empresarios reían ante las cámaras hasta que se dieron cuenta de que estas les grababan. Entonces Rosell le dijo a Terciado “No te rías que luego dicen que estamos demasiado contentos”.

No era para menos. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) dirigida por Rosell y su hermana menor CEPYME dirigida por Terciado habían conseguido en muy poquito tiempo desmantelar los derechos que los trabajadores habían conseguido acumular durante décadas.

Los empresarios han conseguido en la nueva reforma laboral:

  • Un contrato a prueba de un año, durante el cual el trabajador podrá ser despedido sin explicación e indemnización alguna.
  • La posibilidad de ir cambiando los convenios colectivos más beneficiosos para los trabajadores por otros más beneficiosos para la empresa, o simplemente eliminarlo y aplicar el salario mínimo.
  • Se aumenta el poder del empresario, que sin negociación, podrá bajar salarios, distribuir horarios, dejar de aplicar convenios sectoriales. Los requisitos son mínimos, tan nimios como la previsión de menor aumento de las ganancias (ni tan siquiera es necesario que la empresa esté en dificultades económicas objetivas).
  • Se facilita y abarata el despido en los contratos existentes, de hecho la fórmula de los 20 días será la más usada ya que los requisitos para ello vuelven a ser mínimos. Para colmo, la empresa solo pagará 12 de esos días, ya que los otros 8 los pagaremos todos nosotros con nuestros impuestos. Eso sí, se puede contratar luego a alguien para el mismo puesto en peores condiciones, con lo que todo esto se traduce en que en realidad se está primando el despido de trabajadores con buenas condiciones laborales para substituirlos por otros con peores condiciones.
  • Se podrá despedir a alguien por faltar 8 días por causas justificadas, con lo que se plantea que aquel que tenga la desgracia de enfermar, sufrir una operación, romperse un hueso… podrá ser despedido por esa causa. Bueno, a los esclavos se les mataba por menos, con lo que quizá no debamos quejarnos.
  • Se privatiza la gestión de los puestos de trabajo.  Las ETTs gestionarán ahora este que parece va a ser un lucrativo y próspero negocio.
  • Se facilitan los contratos basura, a tiempo parcial con horario variable, con salarios con los que difícilmente se podrá llegar a fin de mes.
  • Por último, si se tiene la triste suerte (que en este país es casi generalizada) de estar desempleado, se podrá obligar a hacer los mismos trabajos (sin remuneración) en “beneficio de la comunidad” que se impondrá a muchos delincuentes en substitución de su condena.

Lo cierto es que no es de extrañar que a Rosell y Terciado les pareciera de broma…

…pero no es una broma, al menos no una de buen gusto, para la mayoría de nosotros.

La justificación es el paro. Sin duda, un gravísimo problema, pero ¿va esto a solucionarlo?, ¡el gobierno y los mismos empresarios admiten que no!. Es lógico, con tantas facilidades lo más probable es que lo que se consigan sean despidos masivos de aquellos que no se atrevían por los costes que ello traía y, por supuesto, substitución de trabajadores con condiciones laborales buenas por otros con condiciones que podríamos calificar directamente de indecentes y, por supuesto, la rebaja de las condiciones de los afortunados que mantengan el trabajo.

La contrapartida para los trabajadores de tantos beneficios para las condiciones para los empresarios  es pues: Absolutamente nada.

Fdo: Víctor García de Lucas
eQuo Cuenca

Anuncios

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con precariedad en eQuo Cuenca.