El toreo: un negocio inmoral y una diversión nada civilizada

26 agosto, 2014 § Deja un comentario

Concentración antitaurina en Cuenca

Un año más llegan las ferias a Cuenca y con ellas las corridas de toros. Ese espectáculo terrible por mucho que goce del favor de un público todavía demasiado amplio. Equo se opone a la realización de este tipo de actividades consideradas como “Fiesta Nacional” y se une a la manifestación convocada por el Bloque Antiespecista el próximo 27 de agosto en la Plaza de la Constitución.

Habitualmente se justifica esta detestable actividad argumentando que es rentable, que es cultura o que es una tradición muy antigua. Pero no todo lo que es rentable es bueno o conveniente, y desde luego, el toreo no lo es. No se puede considerar una actividad deseable cuando se tortura a un animal. Un negocio, por muy rentable que sea no es aceptable, desde el punto de vista ético, si se basa en infligir sufrimiento de forma innecesaria a un ser vivo. Si no tuviéramos en cuenta esta consideración podríamos justificar el narcotráfico puesto que es un negocio muy lucrativo o cualquier otra actividad que suponga beneficio económico y genere puestos de trabajo.

Cultura es un término muy extenso. En sentido amplio cualquier actividad de un grupo humano puede considerarse cultura. El arte es cultura. Pero creo que existe una contradicción clara entre el arte y cualquier forma de tortura. La “tortura china” puede conllevar un alto grado de perfección en su ejecución, podemos considerarla una realización de gran calidad pero nadie la equipararía con el arte.

Las costumbres y tradiciones también forman parte de la cultura. En ese sentido el toreo es una costumbre y una tradición. Pero una tradición no es más que una actividad que se repite a lo largo de un periodo de tiempo más o menos largo y no toda actividad por el mero hecho de realizarse una y otra vez se justifica. Para los espartanos era una costumbre arrojar a los niños con algún “defecto de fábrica” por un precipicio pero por muy arraigada que estuviera esa costumbre nadie la justificaría hoy. Las costumbres nacen, se desarrollan, desaparecen y mueren. En el siglo XXI el toreo no tiene lugar, es algo aberrante y anacrónico.

El toreo, aunque sea un negocio rentable, es una forma de diversión muy poco civilizada. Es un espectáculo lamentable ver como un grupo de personas se divierte contemplando el maltrato de un animal por muy bravo que este sea o por muy bien que lo esté haciendo el torero. El ser humano es lo suficientemente imaginativo para idear infinitas formas de entretenimiento más enriquecedoras y que no constituyan una forma de maltrato a ningún animal.

No es raro que otros países nos contemplen como unos bárbaros por este motivo dentro o fuera de Europa. Subestimamos a otros pueblos y otras culturas por considerarlos salvajes, pero muchos de esos “salvajes” es posible que sean más sabios que nosotros. Los indios de Norteamérica, por ejemplo, sentían un gran respeto por la naturaleza y por la vida. Tomaban de la naturaleza sólo lo que necesitaban y vivían en armonía con la tierra a la que respetaban profundamente. Ellos nunca hubieran acabado con los búfalos por muy rentable que fuera. Ni hubieran producido desequilibrios como el cambio climático. Tenemos mucho que aprender de estos pueblos.

El partido Equo defiende la vida en todas sus manifestaciones y se muestra radicalmente en contra de cualquier forma de maltrato animal. Por ello desde eQuo Cuenca nos sumamos a la concentración contra la tortura animal convocada el proximo Miércoles día 27 a las 19:30 en la Plaza de la Constitución de Cuenca.


Miguel Ángel Villalvilla


EquoCuenca.

Anuncios

La pedagogía infantil de Disney

29 noviembre, 2011 § Deja un comentario

Muchos seguimos asombrados de lo difícil que es hacer salir a la gente del bipartidismo y la obediencia ciega a los mercados, aquí y en todo el mundo “civilizado”. No hay duda de que buena parte del aborregamiento doctrinal se lo debemos a la manipulación televisiva. Pero de lo que quizá seamos menos conscientes es de cómo este adoctrinamiento subliminal va cuidadosamente dirigido también a los niños. Éste es el fin último del cuento infantil como género literario desde que el pensamiento roussoeauniano expusiera la importancia social de adoctrinar al ciudadano desde su más tierna infancia. Pero quizá nunca como ahora, cuando nos creemos poseedores de una educación más libre y plural que nunca, esta influencia se ve más concentrada en un solo medio.

Los ejemplos son infinitos. Están omnipresentes en toda la producción audiovisual destinada al consumo infantil. Pero quizá éste me ha enervado especialmente por utilizar el personaje creado por Antoine de Saint-Exupery, que, aunque no le tenga una especial afición, sí se caracteriza por buscar en el lector infantil un cuestionamiento constante de las verdades únicas y una búsqueda de interpretaciones alternativas. Me exaspera que se criminalice el acceso gratuito a la cultura con la sagrada excusa de los derechos de autor, pero se permita -el dinero lo permite todo- tal manipulación del espíritu con el que una obra fue creada por su autor.

No se trata de evitarles a nuestros hijos estos mensajes sublimininales. Ni lo podremos conseguir ni se van a ver libres de ellos en su vida adulta. Pero sí podemos echarles una mano ayudándoles a descifrarlos y a buscar con ellos explicaciones y finales alternativos. Seguro que ellos y nosotros aprendemos mucho.

Arte y cultura, necesarios para avanzar

14 noviembre, 2011 § Deja un comentario

La cultura y la creación artística no se pueden dejar de lado por cuestiones económicas, reajustes presupuestarios, etc. Desde los orígenes de la humanidad. El arte, la cultura ha sido y debe continuar siendo una respuesta al momento social, una visión que más de una vez a lo largo de la historia ha enseñado como salir de una difícil situación, por ello y desde la creatividad e innovación, EQUO creemos en un modelo de desarrollo social, económico y cultural en el que la creación y el intercambio de información y contenidos jueguen un papel fundamental.
Apostamos por un escenario que regule de manera equilibrada los intereses de creadores, intermediarios y usuarios finales con el bien común en el centro de las prioridades. Por su parte la gestión pública debe promover ese cambio de modelo al tiempo que garantiza el derecho de acceso a la cultura, desde bibliotecas, archivos y museos, la defensa del patrimonio en un sentido amplio y la promoción cultural dentro y fuera como sinónimo de desarrollo social y humano, todo ello desde una gestión profesionalizada. Impulsado un plan integral de Bibliotecas, archivos y museos que garantice la calidad y universalidad de estos servicios que serán totalmente gratuitos.
Potenciará la labor educativa y de difusión del patrimonio y actividades de los museos dotándolos además de herramientas de gestión que garanticen una mayor suficiencia económica
Promoviendo un nuevo desarrollo del sector cultural para generar empleo estable, excelencia y generación de productos y servicios culturales que sean susceptibles de contribuir a la exportación y a crear riqueza en forma de cultura.
El fomento de un cambio de valores que conlleve una desmercantilización del ocio, el fomento de la multiculturalidad entre los jóvenes y el fomento del asociacionismo juvenil ayudado, por ejemplo, con la cesión de locales y recursos para los espacios culturales jóvenes, que serán además lugar de encuentro y debate para la juventud.
En el mundo de las artes escénicas, equiparación e inspección de las políticas de prevención de riesgos laborales y de transiciones profesionales en cooperación con empresas, universidades y centros públicos de formación y formación profesional.
Supresión de ayudas y subvenciones a actividades y espectáculos que no respeten criterios de protección animal y medioambiental, de protección de especies, de derechos humanos, laborales, etc.
Vedar todo aquel proyecto faraónico que endeuden a las arcas públicas tras la vacua promesa de un beneficio artístico cultura para la comunidad y que sólo esconde intereses urbanísticos.

Fdo: Ángel Albaladejo

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con cultura en eQuo Cuenca.